NOSOTROS

Un día mientras la hermana Rosemarie Gonzalez, fundadora del Hogar del Buen Pastor, caminaba por la Avenida de la Constitución del sector Puerta de Tierra en San Juan de Puerto Rico, se encontró con un niño que le preguntó, ¿Tú eres de Dios?. Ella le respondió, Sí y tú también eres de Dios. El niño preguntó, ¿Tú recogerás a alguna persona que está en la calle y te la llevarías a tu casa? La respuesta a esa pregunta se convirtió en un dilema para la hermana Rosemarie. La hermana vivía con otra hermana mayor de edad en un apartamento más bien pequeño y le contestó al niño que debido a esto no podía llevarlo a su casa, pero, trataría de ayudar a esa persona llevándola a un lugar donde podría recibir la asistencia necesaria. El niño le pidió que le acompañase a ayudar a una persona que estaba tirada en la calle cerca de allí. Así hizo, pero al llegar, la persona ya no se encontraba allí.

Al despedirse del niño, la hermana le preguntó su nombre y el respondió: “me llamo Joy”. En ese mismo instante ella vio la luz y comprendió que Dios le estaba llamando indicando el camino a seguir. El necesitaba de su ayuda para asistir a las personas sin techo. Tenía que crear un Hogar donde viviría con ellos y donde sus huéspedes recibirán todo lo necesario para, no solo vivir, sino superarse.

La hermana Rosemarie inicia inmediatamente las gestiones para crear ese hogar para deambulantes en Puerta de Tierra que hoy se conoce como El Hogar del Buen Pastor, precisamente en el mismo lugar donde conoció a Joy.

Una de las muchas señales que indican que Dios Vive y Camina entre Nosotros.

 
 
 
 

NOSOTROS

Un día mientras la hermana Rosemarie Gonzalez, fundadora del Hogar del Buen Pastor, caminaba por la Avenida de la Constitución del sector Puerta de Tierra en San Juan de Puerto Rico, se encontró con un niño que le preguntó, ¿Tú eres de Dios?. Ella le respondió, Sí y tú también eres de Dios. El niño preguntó, ¿Tú recogerás a alguna persona que está en la calle y te la llevarías a tu casa? La respuesta a esa pregunta se convirtió en un dilema para la hermana Rosemarie. La hermana vivía con otra hermana mayor de edad en un apartamento más bien pequeño y le contestó al niño que debido a esto no podía llevarlo a su casa, pero, trataría de ayudar a esa persona llevándola a un lugar donde podría recibir la asistencia necesaria. El niño le pidió que le acompañase a ayudar a una persona que estaba tirada en la calle cerca de allí. Así hizo, pero al llegar, la persona ya no se encontraba allí.

Al despedirse del niño, la hermana le preguntó su nombre y el respondió: “me llamo Joy”. En ese mismo instante ella vio la luz y comprendió que Dios le estaba llamando indicando el camino a seguir. El necesitaba de su ayuda para asistir a las personas sin techo. Tenía que crear un Hogar donde viviría con ellos y donde sus huéspedes recibirán todo lo necesario para, no solo vivir, sino superarse.

La hermana Rosemarie inicia inmediatamente las gestiones para crear ese hogar para deambulantes en Puerta de Tierra que hoy se conoce como El Hogar del Buen Pastor, precisamente en el mismo lugar donde conoció a Joy.

Una de las muchas señales que indican que Dios Vive y Camina entre Nosotros.

TESTIMONIALES

TESTIMONIALES

CARLOS CARRERO ROQUE

Este hogar me salvó la vida. Este es el mejor lugar para rehabilitarte. Yo llegue al hogar, en un proceso difícil, entrando y saliendo. Después de estar en la cárcel, decidí entrar nuevamente, donde me aceptaron. Estuve 13 años en el programa y me gradué del mismo. Ahora tengo trabajo en una compañía de seguridad, gracias al hogar.

ERNESTO CARRIÓN RIVERA

El hogar me regaló la vida. Llegue al hogar casi muerto, destrozado sin deseo de nada y todo perdido, llevaba 25 años sumergido. Aquí me ayudaron de tal manera que me enseñó a organizar mi vida y a tener prioridades. También me enseñaron que las drogas o el alcohol, no son importantes en mi vida. Ya llevo siete años en el hogar y ahora mismo, soy empleado, estoy a cargo de la Tiendita Joy.

HERMINIO VÁZQUEZ SANTOS

El hogar me regaló deseos de vivir. Cuando estaba en el vicio no le daba valor a mi vida y me regaló la vida, deseos de vivir y ganas de echar para adelante. Ya llevo dos años en el hogar. Ahora mismo, soy empleado del hogar, soy chófer de los muchachos y ayudó con la administración.

JEAN CARLOS RODRÍGUEZ

Llegue al hogar destruido y sin nada. Había perdido todo, mi familia, la confianza de mis seres queridos y trabajo. El hogar me regaló mi recuperación, me devolvió la vida. Los adiestramientos del programa me ayudaron a tener responsabilidad conmigo, crear sentido de pertenencia y también las terapias, los retiros y las reuniones. Soy parte de los graduados del hogar y estoy trabajando en la libre comunidad.

ROBERT MORALES PÉREZ

Después de 30 años en el uso de substancias e intentos de suicido, llegué al hogar sin esperanzas. Aquí encontré esa esperanza que había perdido, junto a un nuevo estilo de vida. Me brindaron herramientas como retiros espirituales y programas de 12 pasos. Después de un largo proceso, logré tener un bachillerato en trabajo social. Ahora mismo tengo trabajo como coordinador de servicio en un programa bajo el gobierno.

PROGRAMA DE REINTEGRACIÓN

Primera Etapa

Asegurados ya los requisitos de admisión, y habiendo cama disponible, el peticionario será aceptado en el Hogar donde encontrará un ambiente acogedor de “familia”. Si es necesario se comienza, de inmediato, su desintoxicación, con nutrientes y sauna en el Hogar.

Las responsabilidades económicas del residente comienzan lo más pronto posible. Se le solicita, si tiene alguna entrada de dinero, que contribuya a aliviar los gastos del Hogar. Para ello y como incentivo que recibirá según progresa en el programa, se le abre una cuenta en el Hogar donde depositará sus ingresos y de la cual podrá retirar dinero para sus necesidades personales y ahorrar dinero para cuando llegue a la cuarta etapa.

Si un residente no tiene dinero al unirse a la “familia” ello no será obstáculo para ingresar al Hogar. Con el tiempo se buscará otro medio para desarrollar esta responsabilidad.
Una buena nutrición, descanso, actividades saludables y cuidado físico son los elementos esenciales durante esta primera etapa.

Recursos: Directora y supervisores, consejera de salud, miembros de la comunidad y/o familia, personal del Hogar, residentes, participantes en el seguimiento, clínica de salud y casa de salud.

Segunda Etapa

Las responsabilidades económicas del residente comienzan lo más pronto posible. Se le solicita, si tiene alguna entrada de dinero, que contribuya a aliviar los gastos del Hogar. Para ello y como incentivo que recibirá según progresa en el programa, se le abre una cuenta en el Hogar donde depositará sus ingresos y de la cual podrá retirar dinero para sus necesidades personales y ahorrar dinero para cuando llegue a la cuarta etapa.

Si un residente no tiene dinero al unirse a la “familia” ello no será obstáculo para ingresar al Hogar. Con el tiempo se buscará otro medio para desarrollar esta responsabilidad.

Una buena nutrición, descanso, actividades saludables y cuidado físico son los elementos esenciales durante esta primera etapa.

Tercera Etapa

Una buena nutrición, descanso, actividades saludables y cuidado físico son los elementos esenciales durante esta primera etapa.

Recursos: Directora y supervisores, consejera de salud, miembros de la comunidad y/o familia, personal del Hogar, residentes, participantes en
el seguimiento, clínica de salud y casa de salud.

PROGRAMA PARA PERSONAS EN LA CALLE

Vivienda Transitoria

Este ofrecimiento cuenta con espacio para albergar hasta 50 personas, incluyendo un Programa de Rehabilitación que dura hasta dos años. Cualifican en nuestro Programa,

• Mujeres y hombres mayores de 18 años

• Personas sin techo

• Personas con adicción a sustancias controladas o alcohol

• Al tener un referido de Solo por Hoy

• No deben tener presión legal

 

El Programa tiene 5 etapas, y el progreso de cada residente es individual.

Mientras están en el Hogar, cada residente participa de un adiestramiento, en donde aprende destrezas que en un futuro le ayude a conseguir trabajo. Además practica los valores del Programa: respeto, bondad, justicia, civismo, integridad, y responsabilidad. El residente acumula un incentivo monetario mientras está en su adiestramiento. Al completar el programa, recibe el incentivo monetario, para facilitar su reintegro a la sociedad.

 

Solución Holística
Nuestro Programa de Rehabilitación ofrece terapias que aportan al bienestar físico, mental, emocional y espiritual. Tenemos acuerdos colaborativos con diversas universidades que nos permite complementar nuestro ofrecimiento. Contamos con servicios de acupuntura, aromaterapia, Brain Gym, Brain Tap, cine foro, círculo de oración, consultores en adicción, curso de los milagros, danza terapia, láser, manejadores de casos, neurología funcional, psicólogos, psiquiatra, quiropráctica, reuniones de Alcohólicos Anónimos, reuniones de Narcóticos Anónimos, Rezzimax, sanación pránica, talleres de valores, trabajadores sociales, y yoga de los 12 pasos.

Vivienda Permanente

Este segundo ofrecimiento provee vivienda permanente para 13 personas. Contamos con trece apartamentos en el área metropolitana, que están disponibles para aquellos participantes que están clasificados como “crónico”.